jueves, 12 de diciembre de 2013

PERPETUA

por Natalia Morales

Otra vez en la Patagonia,
resuena la condena,
perpetua.
Los rebeldes detenidos,
por el tribunal de la
inquisición,
escuchan la sentencia.

Los fusilamientos de hace años,
no fueron suficientes,
no callaron las voces,
ni agacharon las cabezas.
Los amos del capital,
otra vez, claman,
¡perpetua!

Para doblegarnos,
atemorizarnos,
alterarnos.
Para que aceptemos,
la miseria,
y lo posible.

Los mártires en la patagonia,
salen hoy de sus tumbas.
La perpetua a sus pares,
revitaliza la historia,
de quienes no queremos,
libertades
condicionales.

El odio sentido
al escuchar ¡perpetua!
se consolida,
como una gran piedra que vuela,
dirigida esta vez,
para golpear
y destruir este sistema.

y así alcanzar la libertad...